23 enero, 2009

A la Orilla de la Carretera

De las zonas más amagadas por las cuestiones de seguridad en el estado, se encuentran los municipios de Ignacio Zaragoza y Gómez Farías... ambos recorridos obligados al conectar con el Noroeste del estado desde mi natal Madera. Con este pequeño preámbulo y antecedente... inicio mi relato:

La incansable lluvia golpeteaba en el parabrisas delantero de aquella troca de carga, el sol se había metido ya lo que anunciaba un recorrido frío. El aplazamiento de nuestro regreso se postergó hasta casi 24 horas de espera de nuestro material. Estas últimas frases si las enlistaramos nos darían la pauta rápidamente para comprender la situación en la que nos encontrábamos. El caso, la zona boscosa empezaba a hacerse más densa cuando el indicador de la temperatura se disparó hasta los límites externos. Obligándonos a orillarnos abrir el cofre y vaciar nuestra última botellita de agua en el radiador... agua que al contraste de temperaturas explotó en una nube de vapor, el olor característico de motor hervido me trajo recuerdos de vagancias. Digo el ambiente era frío y el no parar el motor ayudó a que el abanico siguiera enfriando el motor poco a poco.

Es ahí, donde pudimos apagar el motor para completar el último tramo de enfriamiento de manera ambiental... apagamos las luces... oscuridad total, pocas siluetas de los árboles... las nubes que descargaban impedían que cualquier luz espacial llegara. el sonido del agua en el toldo... en la tierra... en la carretera.

- "Esta fea la situación con los narcos... ya no hay nadie en la carretera..." - Era cierta la afirmación... a lo lejos se vislumbró una luz tras la loma que no logramos subir. Era un mueble... ¿Se parará a ayudarnos?... ¿Tendrá otras intenciones?... le hicimos juego con la linterna... nos pasó unos 200 mts. y se encendieron los focos del stop de aquel mueble. De ahí conseguimos 5 litros de agua (el radiador ocupa alrededor de 20...) de igual forma sedienta de agua fue una explosión de vapor... - "Ya con esto llegamos aquí a Gómez..." - no llegamos a los 200 metros recorridos y la aguja se disparó otra vez...

Ej. Peñitas se leía en un letrero de los verdes con letras blancas. Rápidamente entramos al pequeño pueblo a unos 100 metros de la carretera... la primer casa en ruinas, unas tapias viejas de un adobón deslavado por la lluvia eran antes una casa, la pasamos de largo. Una casa cuidada nos dio una señal de que estaba deshabitada, las ventanas estaban tapiadas un candado colocado por fuera decía que no había nadie. - "Hey... ¿HOLA?... " - Nadie contestó... entre las siluetas se veía una llave de agua detrás de aquella cerca vieja pero siendo de malla cumplía su cometido, impedía nuestro ingreso...

Apareció aquel perro con alma de lobo... pronto nos dimos cuenta de que no eramos bienvenidos, aunque para no hacerla muy larga... terminó cediendo ante la mirada chingona que me salió entonces (tal cual Acuaman se comunicaba con los animales marinos... ), no por nada me dicen Licano. Casi dejo los huevos en el alambre de púas... nada pasó no os preocupéis. Al final logré alcanzar aquella llave de jardín para darme cuenta de que estaba vacía la tubería, no había agua.

- "Tenemos una chance... se volvió a enfriar poco, ¿Verdad?" - "Aja..." - "Vámonos hasta Gómez" - Pinche pueblo fantasma... parecía al de Resindent Evil 4... Una luz mercurial sostenía un falso contacto que la hacía titilar por el movimiento del aire, y una puerta golpeaba aún en otras tapias viejas. Cabe mencionar tal efecto que tenía la lluvia que no cesaba de caer...

El resto de la historia no trae tanto chiste... neta, Pedrito Fernández se cagaría en los pantalones si conociera aquél pueblo...

P.D. El título del post hace referencia a la canción de Jaime López... Link


UPDATE - Explicación Gráfica... del recorrido (nomás de mamón)
Favor de leer los comentarios del siguiente post de Inner - Narcocorridos de México.

1 comentario:

  1. Awwww a mi me choca ke mi carro tire el agua y tenga ke estarlo llenando...y me daría mucho miedo kedarme tirada en la carretera...pero asi como lo platicas, hasta se me antojaba estar ahi, con el olor a tierra mojada. Me recordaste los pinos ke solo he visto una vez en Las Varas, cerkitas de tu rancho, io kiero ir!!!!

    Ke bueno ke no dejaste nada ahi en la cerca jajaja, estaba muy preocupada xD

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, siempre y cuando cumplan con las directivas del blog.
Las opiniones expresadas aquí son ajenas a Shegarlandia, trate ser educado... los comentarios ofensivos serán eliminados.

Barra de Navegación

Tus Datos de Navegación

Sign by Danasoft - Shegarlandia Technologies

Ésta página se vé mejor con resoluciones mayores a 1024 pixeles de ancho y en Mozilla Firefox 20 o posterior.