04 enero, 2012

La misma cara de la luna...

Todavía recuerdo esa gran pelota amarilla asomarse por el horizonte, preparada para pintarse de rojo mientras se zezgaba por entre la sombra de la tierra ¿Recuerdas ese día en la azotea de tu casa? Ví la foto que me obligaste a tomar en contra de mi pánico a las alturas. Recordé que en esos años yo era diferente, cargaba con un corazón íntegro; tenía una visión muy diferente de la vida, soñante. Luego, cuando te fuiste... me fuí yo mismo de mí, morí por dentro y solo me dediqué a respirar y contemplar mis pedazos regados. Y es que nadando en fotos viejas, veo esa luna amarilla, y veo que sigue intacta aún al salir de esa sombra... es esa misma luna y yo aquí... irreconocible, parece que no soy el mismo yo. Y luego, luego otro amor... y esa misma luna. Hice lo que había jurado no hacer. Y es que ella pidió entenderme... entonces quise compartir con ella algo de mí: le rompí el corazón, quería verla hecha pedazos para rehacerla y disfrutar su armado. Pero ella no eres tú, confesaré que el hacerlo no fué agradable... la quiero y la extraño completa, pero armarla ahora no es mi decisión.

Sigo viendo la foto, definitivamente es la misma luna...

Nunca te dí las gracias. Morí por dentro, sí... pero es la misma luna, y yo... completamente agradecido... yo no soy el mismo yo.

Ella tendrá la oportunidad de reinventarse... esperaré sus gracias graffiteadas en la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, siempre y cuando cumplan con las directivas del blog.
Las opiniones expresadas aquí son ajenas a Shegarlandia, trate ser educado... los comentarios ofensivos serán eliminados.

Barra de Navegación

Tus Datos de Navegación

Sign by Danasoft - Shegarlandia Technologies

Ésta página se vé mejor con resoluciones mayores a 1024 pixeles de ancho y en Mozilla Firefox 20 o posterior.