26 agosto, 2012

Experimento por Roles.

Ponga usted una silla... siente usted mentalmente ahí a aquella persona que le quiere decir algo, pregúntele, cuestiónele, grítele... (no le escupa, no sea pendejo... que después tendrá que lavarlo usted). Interroguele todo aquello de lo que tenga duda en sus acciones: ¿Por qué jodidos hiciste esto? ¿Para qué? ¿Qué buscabas?...

Levántela de la silla... ahora siéntese usted ahí Y CONTESTE.

Aquí puede pasar varias cosas:
1.- Qué usted sea tan bueno para responder de ambos lados... inventando argumentos.

2.- Qué realmente supiera las respuestas a las preguntas que usted mismo se hiciera, entonces las acciones de la otra persona tienen una lógica.

3.- Que no se sepa responder.

3-a) Esa persona estaba pendeja y tal cual veleta por el viento, hacía y decía dos cosas diferentes.

3-b) Usted nunca quiso entender las razones de esa persona y a estas alturas no las comprende.

3-c) Ambas.

4.- Que sepa las respuestas, pero que se niegue a pensar que esa persona no era como usted creía.

Barra de Navegación

Tus Datos de Navegación

Sign by Danasoft - Shegarlandia Technologies

Ésta página se vé mejor con resoluciones mayores a 1024 pixeles de ancho y en Mozilla Firefox 20 o posterior.