10 julio, 2010

Proyectos Nuevos

La vida propia de un proyecto me encanta, de hecho creo que he vivido mi vida a través de proyectos - no sé si usted también, no me he puesto a analizar la vida de mis semejantes bajo ésta óptica -. Me encanta que un proyecto nace, crece, se forma y muere dejando frutos detrás de él (como la vida de un hombre) es entonces que me siento rechingón cuando puedo hacer nacer algo, encaminarlo a crecer, desarrollarlo y cimentarlo en frutos y al final recordarle por haber existido. El libro es el último proyecto (que aún no muere... pero que empieza a recolectar frutos). Ahorita me dijeron una idea que perturbó mi sentido de la creación, se siente el hormigueo detrás de mi ojo derecho - como cuando Hank tomaba el control del cuerpo de Charlie en Irene, Yo y mi Otro Yo... -

No puedo decirle mucho, pero si se conforma de seguro sabrá de él en éste blog.

1 comentario:

  1. La vida en sí misma es un proyecto; el más importante, grande y trascendental que todos tenemos. Existe una diferencia, pocos ven su vida como a un gran proyecto para el cual hay que prepararse y hecharle ganas. El proyecto de la vida es el único que se presenta para ser terminado a Largo Plazo; me gustó tu post, y me hizo pensar lo anterior expuesto, no se si vaya muy acorde a lo que escribiste, pero me puso a reflexionar sobre mi proyecto y proyectos. (L)

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, siempre y cuando cumplan con las directivas del blog.
Las opiniones expresadas aquí son ajenas a Shegarlandia, trate ser educado... los comentarios ofensivos serán eliminados.

Barra de Navegación

Tus Datos de Navegación

Sign by Danasoft - Shegarlandia Technologies

Ésta página se vé mejor con resoluciones mayores a 1024 pixeles de ancho y en Mozilla Firefox 20 o posterior.